Index . . Historia 1 . 2 . . prelimin 3 . . infocadia . 4 . . resumen 5 . 6 . . especif 7 . . hidrourbana 8 . . Froude 9 . . modematema 10 . 11 . . acreencias 12 . . AVLP 13 . . La Nación 14 . . cautelar 15 . . amicus 16 .

Urgido resumen final

Abismado por los Registros de hidrometrías del siglo XIX y por la falta de seriedad de la documentación exhibida en el expediente alcanzado a los interesados en participar en la audiencia pública; y advirtiendo ya en la pobreza de la modelización de la UNLP y en la demora en el pago del trabajo que justificara su llegada tarde a la adjudicación licitatoria, la extrema inconsistencia técnica y administrativa que rodea a este proyecto, me sumergí como pude con elementos de juicio propios y ajenos que logré compilar, rumiar, organizar y varias veces resumir para alcanzar a esta tarea desinteresada que en tan sólo 6 días debía comunicar a los vecinos que habiendo solicitado mi asistencia no estaban en condiciones de aplicarse a esta maratón.

El Matadero de Liniers estaba apoyado en la parte superior y reconoce haber tenido dos metros de agua. Por ello es fácil estimar que aún allí, por encima de la línea de maximum flumen que en otras geomorfologías a discernir dominios es aplicable, la banda de anegamiento superaría el kilómetro holgado de ancho.

Repito, estamos hablando de lo que sigue al borde superior de la terraza baja, abierto a una extensa planicie con altísima absorción.

Salirse de madre equivale a superar el "maximum flumen" -el borde superior de la terraza baja al que refiere Justiniano, Velez Sarfield y Borda-, invadiendo la terraza superior.

Esa terraza baja de la cuenca superior hospedaba y descubría ya entonces la dimensión de las inundaciones de la cuenca. A qué imaginar delirar con meter con calzador este océano de agua en dos tubitos de 7 m de diámetro de la más alta ineficiencia, ya no hidrodinámica, sino termodinámica, desde su entrada hasta su salida; calculados con modelación matemática y modelización en laboratorio con una pobreza que a todos nos habrá de sorprender por las faltas y distorsiones de datos de entrada y de salida del modelo, las variables incluídas y las excluidas, los ajustes apropiados que caben a unas y otras en función termodinámica y la falta de estimación del tiempo que demora armonizar los desencuentros térmicos antes de imaginar en algo resueltos los problemas de despegue convectivo, tanto dentro del túnel como a su salida.

Variables que incluyen consideraciones a las temperaturas internas y externas de la atmósfera, de las aguas estuariales y de los suelos urbanos. La eficiencia hidráulica de estos conductos está atada a estas consideraciones elementales de termodinámica que son ajenas a todos los investigadores por ausencia completa de herramientas de modelación y de modelización.

Situación similar de pobreza de estimaciones cabe apuntar para la falta de modelación y modelización de las fundamentales estanqueidades prometidas que de ninguna manera podrían quedar sostenidas sólo por la palabra empeñada de algún soñador, pues aquí están en juego los principios más elementales de prevención y precaución ambientales.

Por otra parte, el santuario de las aguas Puelches no aceptaría jamás las vanas promesas de cien años de estanqueidad. ¡Qué cultura aceptaría le pongan 100 años de límite de Vida! ¡Cómo se les ocurre a estos verdugos escurridores imaginar que este santuario aceptará sus brutas ofensas perforantes sin que la humanidad les maldiga por imaginar en 100 años su fecha de sobrevida, cuando lleva millones de años en privilegiada guarida!

Aceptaría que alguien me asegure 100 años de estanqueidad personal a los riesgos de beber aguas envenenadas. Los 100 años suenan poderosos en nuestras orejas, pero en un acuífero son menos que un suspiro.

Los verificados problemas del acueducto Bernal-Villa Adelina de mucho menor envergadura y con el mayor compromiso sanitario ya son prueba de que la palabra “promesa” en temas sanitarios y ambientales primarios, en este mundo que vivimos no sostiene el más mínimo valor y por ello no es posible tener en cuenta. Ni aún depositando una contracautela multimillonaria.

La falta de adecuación de los modelos matemáticos y las modelizaciones en laboratorio para tratar con la mayor seriedad la eficiencia hidráulica y las garantías de estanqueidad evitando ridículas escalas comparativas, no se resuelven con contracautelas.

Las consideraciones de estanqueidad no sólo deben tomar en cuenta los enlaces de acero y las juntas de neoprene de las 84.000 dovelas, las agresiones que recibe del medio acuoso interior y exterior al conducto, las expansiones y contracciones del suelo y las resistencias estimadas garantizando la vida útil a lo largo de un millón de años de aceros, cementos, tapones pegados con epoxi y neoprenes;

sino también tomar en cuenta cómo lograr estanqueidad entre los distintos mantos acuicludos salobres y contaminados y no contaminados acuíferos que serán perforados en las mil oportunidades que las cámaras de descarga busquen su entrada a los conductos primarios y secundarios, sin olvidar la fragilidad en las supuestas estancas relaciones transversales de sus mismos accesos.
 
Prometer sólo con palabras la seguridad de estos aspectos que deben apuntar a Vida eterna, conforma la más alta prueba de falta de seriedad.

 

 
Registros históricos de ricas geomorfologías

La prueba de su "lecho profundo coronado de orillas barrancosas" lo arriman las dos propuestas que a fines del siglo XIX surgieron para transformarlo en canal navegable hasta más allá de Liniers.

La ley 2.676 del 6/11/1889, encomendaba a la firma "Wenceslao Villafañe y Cía." a la construcción de un "Puerto de abrigo en el arroyo Medrano y de dos canales de circunvalación".

En el Puerto se construirían talleres a la vera de los dos canales. Uno partía de la desembocadura del citado arroyo y llegaba hasta Ramos Mejía. El otro, aprovechaba el cauce del Maldonado que se modificaba para darle una profundidad oscilante entre 2 ½ y 5 metros y un ancho de 35. Arrancaba desde Palermo y empalmaba con el anterior en un punto cerca de Ramos Mejía y de allí continuaba hasta desembocar en el paso de las Piedras en el confín oeste del Riachuelo, donde este curso de agua se transformaba en el río Matanza.

El otro proyecto fue presentado por la firma Portalis, Frères Carbonnier y Cía. y aprobado por ley ese mismo año.

La crisis de 1890 hizo imposible este y otros negocios y ninguna de las dos empresas pudo concretar las concesiones obtenidas.

La primitiva propuesta fue reflotada por el concejal Iriondo el 25/8/ 1924. Proponía canalizar al Maldonado desde Palermo hasta los Nuevos Mataderos de Liniers empalmando allí con el Riachuelo con una profundidad media no inferior a los 2 metros y franjas de conservación en cada márgen de 35 metros

 

Errores de cálculo ya en 1936

Inaugurado en 1936 la canalización subterránea se había estimado resistiría lluvias de 10 años de recurrencia y hoy no acepta ni tan sólo dos años.

Apuntamos que en el último período húmedo las lluvias que correspondían a las recurrencias de 10 años pasaron a descubrirse en la recurrencia de los tres años.

 

Errores de cálculo del 2005

No constaba en el expediente exhibido la modelación matemática de los túneles, así como tampoco la de su posible modelización en laboratorio.

Los usos y costumbres exhibidos por estos investigadores y consultores que nunca se han dado a estudiar los flujos de la deriva litoral que encontraran a la salida, así como tampoco a considerar los problemas de flujos enfrentados, dentro y a la salida de los túneles por diferente condición picnal, ya sea por diferencias térmicas o hidroquímicas favoreciendo enlaces moleculares o simples coalescencias de "aguas" floculadas, no nos dejan dudas de errores garrafales.

Por todo ello rechazamos las estimaciones que acreditan eficiencia hidráulica a los túneles. Que sólo por las holgadas diferencias térmicas conocerán todo tipo de fracasos; incluídas las más contundentes sedimentaciones a la salida; dentro y fuera del pozo.

La termodinámica, en su particular expresión de las convecciones naturales internas, aún no forma parte de las tareas de laboratorio y las variables obligadas a introducir en las modelaciones. Por ello rechazamos la validez de las estimaciones alcanzadas con la ecuación de St Venant.

Tampoco la simulación con el modelo de Froude aplicada al pozo único es válida para las estimaciones que se persiguen acreditar sin antes referir de y conciliar los enfrentamientos de las capas límite térmica e hidroquímica.

Rechazamos como muy errada información la estimación de la sudestada máxima en aprox 3,65m, siendo que la máxima histórica fue de 5,24 m. Semejantes divergencias descalifican toda la supuesta calidad de los datos más elementales aportados.

 

Hidrología de acuíferos y acuitardos o acuicludos

En el estudio hidrogeológico del área donde cavarán la gran obranza de entrada-salida del sistema no reconocen la existencia del salobre Querandinense que pudiera haber sido lavado por los flujos del antiguo corredor de flujos costaneros que por alli hace cien años circulaba; pero cómo no reconocerlo confinado en todas las oportunidades en que más allá de esta área puntual de arranque de obras, se verá perforado. ¿Cómo harán para evitarlo? ¿Dejándolo sin nombrar?

En ese mismo f 33, en el punto 3.3.1 señalan que la excavación se realizará prevalentemente en condiciones de inestabilidad intrínseca del frente y de la propia excavación.

A f 14 a par 2° reconocen la posibilidad de intercambios acuosos incompatibles por roturas o fisuras. Las promesas que dicen alcanzar las garantías de estanqueidad y conservación de 84.200 dovelas, no encuentra correlatos en el más pequeño acueducto de agua potable que ya fisurado lleva agua potable contaminada de Bernal a Villa Adelina;

A f 88 calidad de agua indicando elevada concentración de bacterias y coliformes.

A f 91 señalan que las muestras fueron tomadas del Puelche y sin embargo contienen cantidades de contaminantes que las alejan de toda potabilidad.

A f 92 señalan alta contaminación con bacterias coliformes y alta concentración de sulfatos y cloruros propios del Querandinense, del que ya dijimos, tampoco hablan.

A f 100 acercan noticias de las notables diferencias de calidad de agua entre las 3 perforaciones: las dos de ellos y la de las canchas de tenis.

A punto 4.3 se niegan a reconocer valor al pozo de las canchas de tenis con agua casi bendita que acaba con todas las explicaciones que ellos dan para sus dos perforaciones en las inmediaciones de la anterior.

A f 30 del EIA del pozo único señalan que en los estudios de línea de base ejecutados dentro del PGA en vigencia, el Puelche presenta indicios de salinización y contaminación por bacterias; por lo cual consideran que en la actualidad, debido a los efectos de la sobre explotación del Puelche y a los "fenómenos naturales", este acuífero, en la zona del pozo, interactúa con las aguas del estuario y puede comportarse como acuífero libre.

MIENTEN. Ningún Puelche recibió semejantes bastardeos de "fenómenos naturales" sino de la mano del hombre. Y ningún acuífero, libre o confinado, está por lo visto libre de sufrir los atropellos del hombre. Tampoco los acuitardos cuyas arcillas de baja permeabilidad son eliminados en todos los casos sin consideración alguna a la contaminación que generan sus aguas saladas en los inmediatos acuíferos Pampeano y Puelche.

A f 46 MACANEAN cuando dicen que las sales en el Puelche son producto de procesos hidroquímicos naturales. Ello es debido a las agresiones al Querandinense. Situación que ahora agravarán aún más perforando las arcillas azules confinantes del otro acuicludo, el Paranaense.

A f 2 del Informe geotécnico de Varde reconocen altos riesgos de sifonaje y antecedentes acercan del pozo N° 5 del río subterráneo Saavedra-Morón; obra mucho menos compleja que esta.

 

Criterios ajenos a hidrología urbana

Modelan sólo con relación a tormentas de diseño con recurrencia a 10 años, siendo estas apropiadas a hidrología rural, muy alejada de la urbana que reclama mirada a recurrencias mínimas de 100 a 500 años.

Les recuerdo a todos los que se interesen en estas materias que la gran obra de defensa del Riachuelo realizada hace más de una década fue estimada no con la cabeza puesta en el bolsillo, sino en hidrología URBANA.

Así me lo recordó un día el director de esta obranza, el noble Ing. Jorge Zalabeite, actual asesor de Jefatura de Gabinete del Sr Macri.

La obranza estimada con recurrencias a 100 años determinó la cota máxima en 5 m IGM. Si se hubieran remontado al 5 y 6 de Junio de 1805 la cota hubiera sido la de 5,24 m.

No imaginemos entonces que estas pretensiones de hacer obras de gran ingeniería pueden darse el lujo de estar alejadas de las recomendaciones básicas de 100 a 500 años de recurrencias que UNESCO ya en 1988 a todos las naciones civilizadas del planeta repartía.

 

Hidrología de la interfaz urbana estuarial

La colmatación sedimentaria en las salidas que ellos mismos anticipan es debida a que no sólo han matado los antiguos corredores naturales de flujos costaneros urbanos que mantenían a raya las áreas de la deriva litoral, sino que al ignorar la mecánica de fluidos toda mirada a termodinámica, aún no han dado en la tecla para armonizar las salidas tributarias artificiales y naturales bastardeadas con grotescos enfrentamientos térmicos y direccionales con los flujos de esta deriva litoral.

 

Síntesis que denuncio

a).- Falta de información de todo tipo de hidrometrías; incluídas las de cien años que caben para modelar con exigencias propias a hidrología urbana;

b).- Falta de información de las variables y coeficientes aplicados a los escurrimientos superficiales, a sus ingresos y dificultades previsibles en las cámaras de acceso, a los transcursos en los túneles primarios y secundarios, a sus pérdidas de rendimiento atribuídas a dificultades en los mantenimientos y a las inevitables  sedimentaciones internas y de salida;

c).- sin olvidar la extrema brevedad para referir de la “catástrofe total”, que con estas palabras ellos mismos califican la realidad ya probada en nuestra historia urbana, de una sudestada extrema jamás modelada y siempre ocultada. Ocultamiento que coincide con el despiste para informar de la crecida máxima en 3,65 m cuando de hecho llegó a 5,24 m;

d).- errada dirección de salida al estuario, por falta de conocimiento de los flujos de la deriva litoral;

e).- ocultamiento permanente del acuícludo Querandinense y sus inevitables contaminaciones salobres toda vez que se perfore por debajo de la cota de los 5,5 m en la terraza baja,

f).- bruta sedimentación que generarán las frías aguas en la misma boca de salida,

g).- extrema pobreza de las variables que incorporaron a la modelación simulada de salida del pozo con el modelo de Froude, que a su vez por demoras en el pago llegara tarde a la adjudicación de la licitación

h).- ausencia de las mismas variables térmicas e hidroquímicas que nunca fueron alcanzadas para la modelación matemática de los túneles con la ecuación de St Venant. Modelación que en adición nunca apareció exhibida en el expediente que mostraron en oportunidad de la inscripción.

i).- necia e inaceptable insuficiencia de las recurrencias aplicadas a modelación de hidrología urbana,

j).- afectación redoblada con seguros embancamientos sobre el ya moribundo corredor de flujos costaneros urbanos, -flujos a los que en 100 años nunca prestaron la más mínima atención,

k).- ignorancia completa por parte de los más altos institutos de investigación del roll que cumple la deriva litoral en la eficiencia de las salidas tributarias, sean estas naturales o vertederos urbanos.

l).- ignorancia completa de cómo cuidar las franjas naturales de la deriva litoral y falta de reconocimiento de sus multiplicados desbordes provocados por las obranzas del hombre con inconciencia extrema.

m).- falta de reconocimiento de la materia flujos estuariales comprometidos con la más elemental sustentabilidad urbana por parte de todos los foros académicos, ya sean de ciencias naturales, hidráulicas, urbanísiticas, sanitarias, económicas o ambientales.

n).- falta de praxis legal para alcanzar extendida comprensión de valor a estas materias con brevedad apuntadas en los 10 parágrafos del art 5° de la ley 25688 de presupuestos mínimos sobre el régimen ambiental de aguas

ñ).- imposibilidad de ignorar los principios preventivos y precautorios insistiendo sólo con promesas en afirmar la estanqueidad de esta obra, sus 84.200 dovelas para los túneles primarios, desconociendo los aspectos técnicos y similares garantías que les caben a los 48 Km de conductos secundarios y los encajes de sus miles de accesos transversales al sistema; al tiempo de ocultar las probadas deficiencias del acueducto Bernal-Villa Adelina

o).- ocultamiento del envejecimiento forzado del hormigón, los metales de sujeción, los encastres y tapones en aguas que ellos mismos en algún rinconcito confiesan capaces de corroer hasta el alma a estos materiales

p).- falta de modelación matemática y modelización de escala temporal apropiada en estas materias que tocan la estanqueidad, mantenimiento y envejecimiento y que conllevan el más alto compromiso sanitario y económico con el acuífero Puelche,

q).- por ello, el nada gratuito desastre de contaminación con que liquidarán al Puelche en una región que nadie imagina donde terminará ese daño

r).- ninguneo de las emanaciones por las cámaras de ventilación de las aguas estancadas en el conducto,

s).- ninguneo de las extraordinarias calidades de agua de las vecinas canchas de tenis para así dejar en el limbo los análisis de las desastrosas aguas en la zona de excavación del pozo único, a cuyas obranzas ya se han dado sin audiencia pública alguna y sin evaluación de las sustanciales diferencias con el pozo trifolio por las mayores profundidades que alcanza la obranza dándose a perforar las arcillas azules del salobre Hipopuelche o Paranaense con el consiguiente envenenamiento del Puelche cuyas aguas ellos mismos acreditan muy buenas en las muestras de las canchas de tenis

t).- inaceptable nunca confesada ubicación del millón holgado de m3 de tierra extraída de las obranzas

u).- brutas diferencias de escalas entre la búsqueda de afanosas seguridades y controles para esta atropellada obra y las paupérrimas modelaciones y modelizaciones que alcanzan envueltas en científicas auras,

v).- falta de información en general y en particular e inexplicables dificultades para que muchos vecinos tuvieran acceso al estudio de impacto ambiental de la consultora que elaboró el EIA;

w).- así como este particular, el acceso a las modelaciones y modelizaciones del sistema de túneles, respecto de la extensa gama de situaciones que afectan sus eficiencias hidráulicas, sus estanqueidades, sus envejecimientos y las innumerables variables, coeficientes, analogías y extrapolaciones en juego.
     
x).- tampoco tuve acceso a la información de los recursos técnicos, administrativos, económicos y financieros de obligada matemática previsibilidad comprometidos en los mantenimientos de esta obra infernal en pampas supercalificadas de “chatas” en cualquier aspecto que se quiera extrapolar con seriedad de esta expresión.

y).- denuncio mis dificultades para dar noticia en esta audiencia pública y en tan sólo 5 minutos, de un desmadre de tal magnitud en todos los aspectos por donde se quiera mirar.

z).- Finalmente y no por ello imaginando agotada esta lista de calamidades que cada día que pase habré de ver crecida, denuncio no haberme sido permitido participar como simple ciudadano en jubileo y nunca jubilado, por sostener hoy domicilio en la provincia que comparte esta cuenca en lo funcional y jurídico, en forma integral.

He nacido en la ciudad de Buenos Aires hace 67 años. Fui educado aquí. Trabajé aquí durante décadas. Mis Abuelos y mi Padre están enterrados en la Recoleta. Hasta no perder la salud en forma grave permanecí en ella.

La ONG ADECAVI que hace 30 meses solicitara mis servicios me permite hoy estar aquí asociado a ella.

Lectura a prisa: 30 min.     Por lo que estimo sólo leeré el tramo de la síntesis final en sus 27 puntos

Haré presentación escrita de los textos correspondientes a los siguientes hipertextos subidos a la web: http://www.arroyomaldonado.com.ar  index.html, mal3.html, mal5.html, mal6.html, mal9.html y mal10.html

Es inevitable que a pesar de mis desvelos muchas faltas propias y ajenas escapen a esta urgida presentación.

Francisco Javier de Amorrortu, 30/4/09

Index . . Historia 1 . 2 . . prelimin 3 . . infocadia . 4 . . resumen 5 . 6 . . especif 7 . . hidrourbana 8 . . Froude 9 . . modematema 10 . 11 . . acreencias 12 . . AVLP 13 . . La Nación 14 . . cautelar 15 . . amicus 16 .